PABLO Y EL EVANGELIO

Pablo comienza su carta de forma muy personal. El pronombre personal y el posesivo (yo, me, mi) aparecen más de veinte veces en estos versículos iniciales. Evidentemente está ansioso desde el comienzo por establecer una relación íntima con sus lectores. Su introducción consta de tres partes, que llamaré ‘Pablo y el evangelio’ (1–6), ‘Pablo y…
Leer más