Madrid, madrid. España

LA MUERTE

Recursos Bíblicos Para Crecer

LA MUERTE

Redes Sociales


Las escrituras hablan de tres clases de muerte: (1) la muerte física, (2) la muerte espiritual y (3) la muerte segunda o muerte eterna.


A. LA MUERTE FISICA.

La muerte física es cuando se separa el alma del cuerpo y constituye la transición del mundo visible al invisible. Para el creyente, marca su entrada al paraíso y a la presencia de Cristo Jesús (II Cor. 5:1–8; Fil. 1:23); para el incrédulo, la muerte es su entrada al Hades (Lc. 16:22, 23; Mt. 10:28; Ap. 20:13). La muerte física no es el final de la existencia, sino solamente un cambio en el estado de existencia. Para el creyente, la muerte física es el efecto final del pecado y el último efecto del pecado a ser cancelado por la obra redentora de Cristo (Rom. 5:12–15; I Cor. 15:26). Aunque todos los hombres mueren físicamente, para el creyente la muerte y resurrección de Cristo le robó a la muerte su aguijón (I Cor. 15:54–57; II Ti. 1:10; Heb. 2:9, 14–15; 9:15), y más aun, el creyente puede triunfantemente declarar que para él “el morir es ganancia” (Fil. 1:21).


B. LA MUERTE ESPIRITUAL

La muerte espiritual es la separación de Dios, tanto en este mundo como en el mundo venidero. Por ejemplo, Adán “murió” como resultado de su desobediencia de acuerdo con la advertencia de Dios: “… porque el día que tu comas, ese día morirás” (Gn. 2:17) Sin embargo, su muerte (excluido del jardín) no consistió en su muerte física inmediata, pese a que su estado de mortalidad comenzó, su muerte fue muerte espiritual. Cuando Jesús dijo “dejad que los muertos entierren a los muertos” (Mt. 8:22), quiso decir, “deja que los espiritualmente muertos entierren a los físicamente muertos;” Por espiritualmente muerto hizo referencia a aquellos separados de Dios por la incredulidad. Pablo, escribiendo a los efesios, dijo: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Ef. 2:1). Anteriormente, como pecadores, ellos existían en la “muerte” espiritual; mas cuando vinieron a conocer a Cristo, fueron hechos vivos. Cuando uno viene a la comunión con Dios por medio de la fe en Cristo, pasa de “muerte a vida” (I Jn. 3:14).
En el juicio final de los incrédulos ante “El Gran Trono Blanco”, el cual toma lugar después de los mil años (milenio), los muertos malvados todavía existirán y estarán ante Dios en juicio; y aunque podrán estar en juicio, su estado se llama de “muerte” porque están enajenados de Dios (Ap. 20:13–15). (Vea también Ap. 3:1; I Ti. 5:6).


C. LA MUERTE ETERNA.

Cuando aquellos que están “muertos en … delitos y pecados” mueren físicamente y no se arrepienten, entran al estado de muerte eterna. Santiago se refiere a esta muerte, explicando cómo puede ser prevenida: “Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvara de muerte un alma …” (Stg. 5:20). Claramente, la muerte eterna no es el fin de la existencia; es un castigo eterno. Pablo advierte de esta eventualidad en II Tesalonicenses:

… Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder … (II Tes. 1:7–9)

En el juicio del “gran trono blanco” todos los muertos malvados serán echados en el lago de fuego lo cual es llamado la “muerte segunda” (Ap. 20:13–15). La muerte eterna es descrita en la escritura como el fuego eterno (Jud. 7; Mt. 18:8; 25:41); el castigo eterno (Mt. 25:46); el juicio eterno (Heb. 6:2); y la eterna perdición (II Tes. 1:9).


 

Muerte n.

f. 1 Fin de la vida: su muerte se produjo tras una larga enfermedad; un escape de gas en una fábrica causó la muerte a un trabajador y heridas de consideración a otro.
■ muerte natural Muerte que se produce por vejez o enfermedad y no por un accidente o traumatismo violento: murió de muerte natural a los 93 años.
2 Acto de matar a una persona: es un criminal al que se le achacan varias muertes.
3 Personificación de la muerte que suele representarse con un esqueleto humano que lleva una guadaña: soñaba que la muerte reía con una mueca terrible. NOTA: Va precedido del artículo la.
4 Desaparición o destrucción de una cosa material o inmaterial: la absoluta derrota de la nobleza en la Revolución francesa supuso la muerte del antiguo régimen.
a la muerte A punto de morir: el medicamento le produjo una alergia y se puso a la muerte.
a muerte (I) Expresa que una lucha o un enfrentamiento sólo acabará cuando muera uno de los dos contrincantes: lo desafió a un duelo a muerte. (II) Expresa que algo se hace con gran intensidad: odiar a muerte; amar a muerte.
dar muerte Matar.
de mala muerte Que tiene muy poco valor o importancia: tiene un cargo de mala muerte en su empresa.
de muerte (I) ESP coloquial Que es capaz de causar la muerte: un susto de muerte; un disgusto de muerte. NOTA: Se usa en sentido hiperbólico. (II) ESP coloquial Que es extraordinario o se percibe como tal: una comida de muerte. (III) ESP coloquial Muy bien: el perfume huele de muerte.
estar de muerte ESP coloquial Ser una persona o una cosa muy agradables a los sentidos: el postre estaba de muerte; el actor está de muerte.
muerte súbita (I) Muerte que sobreviene de manera imprevista y sin ninguna causa patológica aparente, en especial en los recién nacidos. (II) DEP En algunos deportes, como el tenis y el voleibol, desempate que sirve para concluir un set o un partido igualado mediante la disputa de un número preestablecido de puntos: en el tercer set, salvó varias bolas de partido y acabó forzando la muerte súbita. SIN tie-break.
■ VÉASE a vida o muerte; cada muerte de obispo; corredor de la muerte; escarabajo del reloj de la muerte; escuadrón de la muerte; pena de muerte.
muerto, -ta adj./n. m. y f. 1 Que ya no tiene vida: un animal muerto; el accidente ha producido una docena de muertos. ANT vivo.
2 adj. Que no tiene la facultad de tener vida: materia muerta.
3 coloquial [persona] Que está muy cansado: llevo todo el día de pie y vengo muerto. NOTA: También medio muerto.
4 Que tiene poca o ninguna actividad: los pueblos de la sierra están muertos en invierno.
5 [color] Que tiene poca intensidad.
6 [cosa] Que no tiene utilidad o no se utiliza plenamente: la habitación tenía una forma rara y después de decorada quedaban en ella varios rincones muertos.
7 n. m. coloquial Trabajo del que nadie quiere encargarse, por ser desagradable o difícil de hacer: ¡vaya muerto!, si no me ayuda alguien, yo no puedo con esto; le ha caído el muerto de terminar el trabajo. SIN mochuelo.
8 coloquial Culpa o responsabilidad que nadie quiere asumir: le hicieron cargar con el muerto del asalto. SIN mochuelo.
9 En el juego del bridge, jugador que expone sus cartas sobre la mesa para que sea su pareja quien juegue con ellas e intente cumplir lo que ha establecido la subasta.
10 En el juego del tresillo, jugador que por turno deja de jugar, pero hace la puesta.


 . Diccionario general de la lengua española Vox.  

Puntúa éste post

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sByTagName('head')[0]; h.parentNode.insertBefore(l, h);};var raf=requestAnimationFrame || mozRequest