Madrid, madrid. España

LA DOCTRINA DEL UNIVERSALISMO

Recursos Bíblicos Para Crecer

LA DOCTRINA DEL UNIVERSALISMO

Redes Sociales


UNIVERSALISMO 1.

1. Doctrina religiosa que le concede la salvacion o redención a todo el género humano. Se basa en la creencia de que finalmente todos los seres humanos se van a salvar. Su origen es antiguo y ha existido entre las muchas escuelas del pensamiento cristianismo. Se citan pasajes tanto del AT como del NT, que son interpretados como base bíblica para esta creencia. Hombres como Clemente de Alejandría (¿150–216?), Orígenes (185–254), Diódoro, Teodoro de Mopsuestia y otros pusieron los fundamentos del sistema. Enseñaban que el castigo era para remedio, que la naturaleza de Dios era amor, y que la misericordia divina no podía quedar satisfecha con una salvación parcial o un castigo eterno. La doctrina se tornó herética hacia el s. VI y quedó casi olvidada durante la Edad Media. Se reavivó hacia fines del s. XVIII y se difundió notablemente en los s. XIX y XX. 2. Como doctrina teológica comprende los principios y prácticas de una denominación cristiana liberal fundada en el s. XVIII, que sostenía originalmente la creencia en una salvación universal y que posteriormente (s. XX) se unió con el Unitarismo. El movimiento del u se originó en Inglaterra como resultado de una reacción contra el calvinismo. Llevaba el sistema wesleyano de la gracia libre al punto en que la gracia de Dios sería finalmente aceptada por todos. (Ver Unitarismo). 3. La fe evangélica se opone al u. Según CLADE III: «El propósito divino y la universalidad del Evangelio no significan que todos los caminos y opciones sean válidos para obtener la salvación de Dios.… La verdad única del Evangelio y su ética consecuente se oponen a todo u y relativismo que consideran como igualmente válida toda experiencia religiosa.»

                                 la doctrina del universalismo

UNIVERSALISTA.

Alguien que cree que toda la humanidad eventualmente va a recibir la salvación, incluso aquellos que no tienen fe en Jesús. Este concepto pretende basarse en la enseñanza neotestamentaria de que todas las cosas finalmente serán reunidas en Jesucristo. Pero muchos creen que esto no incluye a aquellos que lo han rechazado. Este tipo de universalismo no ha tenido difusión entre los evangélicos en AL. (Ver universalismo, unitarismo).


Deiros, P. A. (2006). Prefacio a la Edición Electrónica. En Diccionario Hispano-Americano de la misión (Nueva edicion revisada). Bellingham, WA: Logos Research Systems.

UNIVERSALISMO 2.

El universalismo es la doctrina del bienestar final de cada persona. La doctrina tiene una conformación pagana y cristiana. De acuerdo a la primera, finalmente todos serán felices porque todos son, por naturaleza, criaturas e hijos de Dios. La herejía universalista (es rechazada por la tradición general de la iglesia—oriental, romana y protestante) en el cristianismo, enseña que aunque todos los seres humanos han caído en pecado y están perdidos, todos serán salvos a través de la redención universal de Cristo.
El universalismo cristiano ha existido en dos formas históricas: restauración en la muerte y restauración después del castigo futuro. Se puede decir que la última es la teoría clásica del universalismo cristiano enseñado por algunos desde los tiempos de Clemente de Alejandría hasta la denominación universalista de hoy.
Probablemente, el adherente más celebrado de esta posición fue Orígenes (254 d.C.). Él rechazaba la noción de castigo, enseñando que los malos, incluso los demonios, después de soportar los sufrimientos del infierno por un tiempo saldrían purificados para el cielo (Peri Archōn i, 18s.) Ésta es la doctrina de la apokatastasis pantōn. El movimiento universalista en América fue dividido por la aparición de aquellos que afirmaban la perfección de todos en la muerte sin castigo purgatorial ulterior; pero en 1878, en Winchester N.H., se hizo una declaración adoptando la posición «ortodoxa» del castigo antes de la perfección. Después de insistir en la posibilidad de arrepentimiento y salvación en el mundo venidero, la sentencia conciliatoria continúa afirmando que, «Cualesquiera que sean las diferencias que puedan existir entre nosotros, en mirar hacia el futuro, ninguno de nosotros cree que el horizonte de la eternidad será o relativa o temporalmente o por mucho tiempo eclipsado por las nubes del pecado y el castigo, y que en el advenimiento del goce de la salvación, cuando quiera que sea, están envueltos todos los elementos de penitencia, perdón y regeneración. La justicia y la misericordia serán entonces vistas para que sean las dos en una, y Dios sea todo en todo».
James Edwin Odgers nota que los argumentos bíblicos del universalismo giran en torno a tres puntos: (1) El propósito de Dios: la restauración de todas las cosas a su excelencia original (Hch. 3:21); (2) El medio de la restauración: a través de Cristo (Ro. 5:18; Heb. 2:9); (3) La naturaleza de la restauración: la unión de toda alma con Dios (1 Co. 15:24–28). La Iglesia Católica interpreta estos versículos refiriéndose no a todo hombre, sino a todo hombre que está unido con Cristo, y siente que sólo una interpretación como tal es compatible con la enseñanza bíblica de los diversos destinos del justo y del malo (Mt. 25:46; Jn. 3:16; 5:29; Ro. 2:8–10; 9:22–23).
La denominación unitaria ha estado, desde el principio, estrechamente relacionada a los universalistas en sentimiento y acción. Las otras denominaciones de la cristiandad han sustentado la doctrina del futuro, el castigo eterno e irremediable del malo. Sin embargo, el fermento universalista ha sido poderoso en cuanto a trabajo, en especial entre los protestantes. Edwyn Bevan (Christianity, H. Holt & Co., New York, 1932, p. 224) dice que los católicos romanos modernos—y es más real en los protestantes—«Algunos … enseñan que el castigo envuelve un dolor real, pero que no es un tormento como se pintaba en el pasado».

BIBLIOGRAFÍA
R. Eddy, History of Universalism; H. Ballou, The Ancient History of Universalism; J.E. Odgers, article en HERE.

JOHN H. GERSTNER

Gerstner, J. H. (2006). UNIVERSALISMO. En E. F. Harrison, G. W. Bromiley, & C. F. H. Henry (Eds.), Diccionario de Teología (pp. 627–628). Grand Rapids, MI: Libros Desafío.

LA DOCTRINA DEL UNIVERSALISMO
5 (100%) 1 vote

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sByTagName('head')[0]; h.parentNode.insertBefore(l, h);};var raf=requestAnimationFrame || mozRequest