Madrid, España

LA ADICCIÓN SEXUAL ¿CÓMO SALIR DE SUS REDES?

Recursos Bíblicos Para Crecer

LA ADICCIÓN SEXUAL ¿CÓMO SALIR DE SUS REDES?

“El leopardo no puede cambiar sus manchas” dice la Biblia.

Este dicho es verdad en cuanto a los leopardos, pero, ¿puede aplicarse a los seres humanos? ¿En especial a los que tienen manchas causadas por el libertinaje sexual? Muchos hombres han escuchado las palabras: “Nunca cambiarás”. Y a algunas mujeres se les dice: “traes mala semilla”. ¿Cree usted que es imposible que la gente cambie… o, que usted pueda cambiar? La Biblia dice:

“Para Dios todo es posible”. (Mateo 19:26)

Aunque sienta que su mente y corazón están sucios, recuerde que Dios es su Redentor — ¡Él es su libertador!

“Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. Andaré delante de Jehová en la tierra de los vivientes”.
(Salmos 116:8–9)


LA ADICCIÓN SEXUAL ¿COMO SALIR DE SUS REDES?

Tabla de Contenidos

 ¿Cuál es el alcance de la adicción a sexual?

• La adicción sexual es una dependencia compulsiva y esclavizante que promueve la excitación erótica y provoca conductas y pensamientos pecaminosos.
• La adicción sexual equivale a inmoralidad. El sustantivo griego porneia, que se traduce en varios pasajes de la Biblia como “fornicación” o “inmoralidad”, es un término que abarca toda forma de exceso sexual.
“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”. (Colosenses 3:5)

• La adicción sexual esclaviza. El verbo griego doulóo significa “tener cautivo o esclavizar”.
“…porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció”. (2 Pedro 2:19)

“¿Pueden librarse de la adicción sexual quienes están presos de ella?”

¡Sí! La palabra de Dios asegura con absoluta certeza que cualquiera puede quedar libre de ella.

“Mis ojos están siempre hacia Jehová, porque él sacará mis pies de la red”. (Salmos 25:15)

“La pornografía es inofensiva. ¿Por qué está prohibida?

• La pornografía crea adicción y con frecuencia lleva al adicto a abusar sexualmente de otros.
• El Centro Nacional de Niños Extraviados y Explotados de EUA investigó 1,400 casos de explotación sexual infantil. Después de arrestar a los culpables, se supo que todos los delincuentes eran adultos que poseían toda clase de material obsceno, en su mayoría relacionado con pornografía infantil.

“No pondré delante de mis ojos cosa injusta” (Salmos 101:3).


 ¿Por qué medios se promueve la adicción sexual?

• Anúncios —de ropa íntima, perfumes, catálogos
• Librerías para adultos, bares, cantinas y centros nocturnos
• Tarjetas— postales, naipes, fotografías
• Computadoras—sitios de Internet, juegos, y direcciones para chatear.
• Películas y vídeos— violentos, clasificación XXX, incluyen sadomasoquismo
• Música—letra explícitamente sexual
• Playas y campamentos nudistas
• Teatros privados de espectáculos pornográficos y centros de masaje
• Literatura pornográfica— libros, revistas, caricaturas, cuentos
• Teléfono—empresas que ofrecen satisfacer sus fantasías eróticas por teléfono
• Televisión—vídeos musicales, televisión por cable, telenovelas

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida… Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal”.
(Proverbios 4:23–27)


 ¿Cuál es el trampolín que conduce a las arenas movedizas de la adicción sexual?

La mayoría de quienes están hundidos en las arenas movedizas de la adicción sexual, tuvieron su primer contacto con la pornografía en la infancia. La idílica escena de niños inocentes construyendo castillos de arena, con frecuencia se ve contaminada por el peligroso abuso sexual.


PORNOGRAFÍA

• La pornografía es exhibir una conducta erótica con el fin de provocar lujuria y placer sexual.
• La palabra pornografía tiene sus raíces en el sustantivo griego pornè que significa “ramera”.
• La pornografía envilece la sexualidad humana y ridiculiza los valores cristianos promoviendo la lujuria e inmoralidad.

“Si Dios creó la sexualidad del cuerpo humano, entonces: ¿Por qué son malas la desnudez y la pornografía?”

Dios diseñó la sexualidad humana para expresarse exclusivamente dentro del matrimonio y para la procreación. Por el contrario, la pornografía está diseñada para despertar la codicia sexual indiscriminada.
“Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:27–28)

“Puesto que la pornografía estimula el deseo y el placer sexual, ¿no puede mejorar mi vida sexual?”

La pornografía introduce perversión en su hogar y matrimonio. La perversión desvía la intención verdadera de algo, o bien, es el uso o fin incorrecto de algo. Al tratar de mejorar su vida sexual por medio de la pornografía, corre el riesgo de corromper la belleza que Dios quiere producir en su intimidad sexual con su cónyuge.
Típicamente, la pornografía produce:

• Subestimación del cónyuge. El amor se convierte en el deseo impuro de obtener a la pareja ideal que se ve en la pornografía
• Tratar de que el cónyuge cometa actos perversos. La belleza de la unión sexual se convierte en un acto antinatural como los que se observan en las escenas pervertidas.
• Adulterio. La pornografía promueve el desenfreno sexual sin distinción de personas.
• Transmisión de la adicción a los niños, haciendo que se vuelvan adictos sexuales. Con mucha frecuencia se usa y abusa sexualmente de ellos.

“Sufre tú el castigo de tu lujuria y de tus abominaciones, dice Jehová” (Ezequiel 16:58).


PORNOGRAFÍA NO EXPLÍCITA (SOFT CORE)

• La pornografía “soft-core” es la exhibición de la desnudez corporal o de actividades sexuales no explícitas entre adultos.
• En general, este tipo de pornografía no es ilegal.

“Si las librerías privadas y películas pornográficas están legalmente permitidas, ¿por qué hay tantas objeciones en su contra?”

El hecho de que algo sea legal no significa que es moralmente correcto. Los legisladores norteamericanos se ven presionados por los activistas políticos y se dejan convencer por los grupos de cabildeo. Al satisfacer sus exigencias, aprueban leyes contrarias a la ley moral de Dios.

“No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios”. (Éxodo 23:2)

“¿Se consideran pornográficos todos los materiales con contenido sexual?”

No. Por ejemplo, no se considera pornográfica una presentación científica para enseñar o dar información médica. No siempre se considera pornográfica la representación del cuerpo humano desde el punto de vista de un pintor.
“En el rostro del entendido aparece la sabiduría; Mas los ojos del necio vagan hasta el extremo de la tierra” (Proverbios 17:24)


PORNOGRAFÍA EXPLÍCITA (HARD CORE)

• La pornografía explícita o hard-core presenta en forma visible y pervertida las actividades sexuales que ofenden abiertamente a la moral y degradan con descaro la dignidad humana.
• Para definir esta clase de pornografía se usa el término vulgar hard-core que significa “obsceno” y está prohibida por la ley.
• Este tipo de pornografía puede incluir actividades como orinar, defecar o vomitar sobre otra persona.

MATERIAL PORNOGRÁFICO

La pornografía heterosexual es la exhibición de actos sexuales explícitos entre hombres y mujeres, incluyendo sexo oral y de grupo.
“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4).
La pornografía homosexual exhibe actos explícitos entre miembros del mismo sexo.
“No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (Levítico 18:22).
La pornografía infantil presenta niños en actos sexuales con otros niños y/o con adultos. Producir o poseer esta pornografía es ilegal. Comúnmente la usan los pedófilos (la pedofilia es la atracción sexual del adulto por los niños a quienes usa como objetos sexuales).
“Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar” (Marcos 9:42).
El bestialismo presenta actos sexuales de personas con animales. Éstos pueden ser perros, caballos, cerdos o asnos.,11
“Maldito el que se ayuntare con cualquier bestia. Y dirá todo el pueblo: Amén” (Deuteronomio 27:21).
La pornografía con aparatos sexuales es el uso de “juguetes” como ratoneras, anzuelos y anillos colocados en los genitales. En la pornografía de sumisión se utilizan otros aparatos como esposas policíacas, grilletes para los brazos y tobillos, lazos para los postes de la cama, varas de pasión y cadenas que simbolizan control y sumisión.
—Debemos coincidir con el rey David que dijo: “Corazón perverso se apartará de mí; no conoceré al malvado” (Salmos 101:4)
La pornografía sadomasoquista representa todo tipo de torturas incluyendo sexo esclavizado, violación, mutilación y asesinato. Las películas XXX de este tipo contienen actos sexuales perversos y violencia extrema que culminan en asesinato
—“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”. (1 Corintios 3:16–17)

¿Cómo se determina la legalidad de algunos materiales?

El criterio para definir lo que es legal o ilegal varía de un país a otro. Sin embargo, en casi todos ellos, se considera ilegal todo lo clasificado como “obsceno”. Por ejemplo, en 1973, en el caso de Miller vs. California, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos estableció un triple criterio Para definir lo que se considera obsceno desde el punto de vista legal.

La pornografía obscena:

• despierta deseos lujuriosos.
• hace una representación clara y obvia de una conducta sexual ofensiva
• carece de valor literario, real, político o científico.
• La obscenidad apela e incita a la vileza y no a la virtud. Asimismo, degrada el valor de la vida humana.

“Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias” (Efesios 5:3–4).

“Si no se puede legislar la moralidad, ¿por qué tanta preocupación con la pornografía?”

Sí se puede legislar la moralidad y lo hacemos a diario. La mayoría de las leyes se refieren a ella. Muchos mandatos bíblicos como “no matarás”, “no dirás falso testimonio contra tu prójimo” y “no hurtarás”, están incluidos en las leyes de todas las sociedades civilizadas. Ejemplo bíblico: Los diez mandamientos (Éxodo 20:3–17).

 Síntomas de adicción sexual

No todos los que practican la inmoralidad sexual, son adictos sexuales. Los adúlteros y violadores se consideran infractores, pero no todos ellos son adictos sexuales (la violación es resultado de un juego de poder motivado por la ira). Entonces, ¿qué elementos hay en la adicción sexual? En el fondo de cada adicto sexual existe la vergüenza. Se siente avergonzado por ser indeseable, indigno, o tiene una historia de continuos fracasos. La vergüenza del adicto sexual le provoca pensamientos y conductas bastante predecibles.

“Cuando viene el impío, viene también el menosprecio, y con el deshonrador la afrenta”. (Proverbios 18:3)


¿CÓMO SE RECONOCE LA ADICCIÓN SEXUAL?

Si su conducta sexual es…

Secreta
Se sale de los límites establecidos por la cultura
—vive una vida doble.
Vacía
Prefiere relacionarse con las pasiones y no con su cónyuge.
—su prioridad son las pasiones y no las personas.
Abusiva
No lo edifica ni a usted ni a otros, sino que los degrada.
—aprovecha a los demás y se envilece a sí mismo.
Inestable
Evita las dificultades emocionales y busca una solución rápida.
—utiliza las pasiones como consuelo o para no resolver el dolor interno.
Imperiosa
Cree que no puede vivir sin satisfacerla.
—considera que lo más importante en la vida es el placer sexual.

“…porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció”.
(2 Pedro 2:19)


 La espiral descendente que lleva a la adicción sexual

El mundo doble del Dr. Jekyll y Hyde se parece al mundo real e imaginario en que vive el adicto sexual. La curiosidad de Dr. Jekyll lo llevó a experimentar en sí mismo una droga que alteraba su personalidad. Aterrado, observó que su otro yo, el cruel Sr. Hyde, progresivamente dominaba su cuerpo. Cuando empezó a alejarse de sus relaciones significativas por miedo a ser descubierto, sus ideas se torcieron hasta el extremo de perder el contacto con la realidad. Al final, por el bien de la sociedad, resultó que la única solución para el Dr. Jekyll…¡era matar a Hyde! o sea, a sí mismo.
La espiral es como sigue:

• Curiosidad:

Es la tentación aparentemente inofensiva por ver materiales sexuales.
“Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y ç seducido”. (Santiago 1:14)

• Adicción:

Un estímulo cerebral recurrente. Cuando la persona experimenta un impulso descontrolado, la glándula adrenal descarga en el torrente sanguíneo una hormona llamada epinefrina, la cual fija los recuerdos de emociones pasadas en el cerebro. Esos recuerdos siguen aflorando aunque la persona desee olvidarlos.
“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. (Gálatas 6:7)

• Masturbación compulsiva:

Es una reacción de auto complacencia que pretende aliviar el deseo sexual. Este acto se convierte en parte de un ritual sexual.
“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna”. (1 Corintios 6:12)

• Intensificación:

Surge la necesidad de ser estimulado con escenas cada vez más fuertes y explícitas.
“…los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza”. (Efesios 4:19)

• Insensibilización:

Lo que antes se consideraba pecaminoso llega a ser aceptable y deja de ser estimulante.
“¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová”. (Jeremías 6:15)

• Imitación:

Compulsión por experimentar lo que se ha visto o imaginado porque la experiencia visual ya no satisface.
“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia”. (Gálatas 5:19)

• Desesperanza:

Disgusto intenso contra sí mismo por el comportamiento compulsivo. Se pierde la esperanza de cambiar algún día.
“Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago”. (Romanos 7:15)

¿EXISTEN ADICCIONES IMPOSIBLES DE VENCER?

No. Los adictos pueden ser rescatados de cualquier adicción
“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”. (Romanos 7:19, 24–25)

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.
(1 Corintios 10:13)


ETAPAS DE LA ADICCIÓN SEXUAL

Aquel hombre nació en un hogar aparentemente normal —no sufrió abuso físico o sexual, pero si abusó sexualmente de todas sus víctimas e incluso las mutilo. Finalmente confesó que había asesinado a 23 mujeres. ¿Cómo pudo degenerarse tanto ese hombre? ¿Cómo pasó de ser un inocente niño explorador a un reo de muerte? Un día antes de su ejecución, Ted Bundy dijo: “He conocido muchos hombres que cometieron actos violentos como yo. Sin excepción, todos eran adictos a la pornografía”. Así como la pornografía es progresiva, si no se pone un alto a la adicción sexual, evolucionará hasta provocar un comportamiento cada vez más peligroso y desenfrenado. Lo que una vez provocó estímulo sexual se hace ineficaz. Se requieren actos cada vez más pervertidos para crear la misma excitación sensual.15

 

Etapa 1: Actividades

Pornografía
Masturbación
Promiscuidad
Homosexualidad
Prostitución
Travestismo
Fetichismo
Conversaciones sexuales
por teléfono

Etapa 2: Actividades
 

Llamadas obscenas a otros
Espiar a otros sin que ellos lo sepan
Exhibicionismo
Acoso sexual

Etapa 3: Actividades
 

Abuso sexual de niños
Pedofilia
Incesto
Violación
Sexo sadomasoquista

 

CONSECUENCIAS ETAPA 1

Poco riesgo
Realiza conductas ilegales
Amenazas ocasionales de
perder el empleo
Se considera que no hay victimas

CONSECUENCIAS ETAPA 2

Riesgo moderado
Siempre ilegal
Posible pérdida del trabajo
Siempre involucra víctimas

 

CONSECUENCIAS ETAPA 3

Alto riesgo
Siempre ilegal
Pérdida muy probable del
trabajo
Siempre involucra víctimas

No se deje engañar. Las actividades consideradas inofensivas por la escala de valores del mundo pueden ser mortales para el cuerpo, alma y espíritu.

“Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: Él prende a los sabios en la astucia de ellos”.
(1 Corintios 3:18–19)

¿CUÁNDO SE CONVIERTE EN LUJURIA EL DESEO SEXUAL NORMAL?

Tenemos que evaluar lo que es normal y lo que no lo es. La atracción hacia una persona es normal. Pero no lo es sexualizar a esa persona. La guerra comienza en la mente, donde surgen pensamientos que fácilmente se convierten en deseos lujuriosos.
“Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. (Mateo 5:28)


  El ciclo que sigue la adicción sexual

EL ESCENARIO

Nadie vive con más vergüenza, aislamiento y miedo al rechazo que el adicto sexual. Los adictos creen que no pueden controlar su inclinación. Cada vez que caen en tentación sexual, las garras del pecado atrapan su corazón con más fuerza. Asimismo, creen que la única forma de satisfacer su necesidad de amor es a través de la estimulación sexual. Su mente y cuerpo están atados por la pasión sexual.

“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí”
(Romanos 7:19–20).

• Sentimientos de inferioridad
—“No puedo controlar mis deseos sexuales”.
—“Soy un fracasado”.
—“No soy bueno”.

• Aislamiento
—“No puedo confiar en la gente”.
—“Si supieran lo que hago, les daría asco”.
—“Si me conocieran bien, me rechazarían”.

• Ideas equivocadas
—“El sexo es la necesidad más grande de mi vida”.
—“El sexo es la solución a mi necesidad de ser amado”.
—“El sexo consuela todo mi sufrimiento”.


EL PROCESO

“Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”
(Santiago 1:15).

#1. Fijación sexual
Es un estado de trance erótico en que obsesionarse por el sexo se convierte en la cura para el dolor emocional del adicto.
#2. Compulsión sexual
Práctica de rituales compulsivos que elevan la emoción e intensifican la excitación sexual del adicto. (Incluye levantar prostitutas con el automóvil, pornografía y acoso sexual.)
#3. Gratificación sexual
Pérdida total de dominio propio. El adicto realiza el acto sexual.
#4. Auto condenación
Inmediatamente después de haberse “intoxicado” con una experiencia sexual, el adicto siente vergüenza, culpa y desesperación. En esa condición de desprecio y enojo contra sí mismo, el adicto busca alivio y repite el ciclo una y otra vez escapándose al emocionante estado de fijación sexual.

“Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”.
(Gálatas 6:8)


LA SOLUCIÓN

Lo que más afecta a los adictos sexuales es el rechazo. Infortunadamente ésta es la primera reacción que reciben cuando son descubiertos. Los adictos que viven emocionalmente aislados por temor a ser descubiertos, necesitan relacionarse con alguien, compartir su problema de corazón a corazón y hacer un compromiso de amistad y confianza. Puesto que la adicción sexual es una relación obsesiva con la pasión erótica, la única forma de escapar es por medio de relaciones seguras con personas compasivas. Un buen lugar para que el adicto empiece a abrirse y a salir de su adicción secreta es formar un grupo de apoyo con compañeros que pasan por las mismas luchas. Debe haber alguien que los supervise y les pida cuentas. Necesitan personas que de verdad “odien el pecado pero amen al pecador”.

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”.
(Proverbios 18:24)


 CAUSAS

Alguna vez todos nos hemos preguntado: “¿Por qué lo hice?” La respuesta es sencilla: Nuestras creencias producen nuestro comportamiento. Los mensajes que recibimos en la infancia, en especial los relacionados con nuestro valor personal, nuestras relaciones y nuestra sexualidad, originaron nuestras creencias. Éstas tienen mucho peso porque de ellas surgen nuestras prioridades, decisiones, hábitos, y hasta nuestras adicciones.


CREENCIAS BÁSICAS

Todos tenemos tres necesidades íntimas: amor, significancia o reconocimiento y seguridad. Si durante nuestra infancia no se cubrieron, en la edad adulta reflejamos esa dolorosa insatisfacción y tratamos de llenar el vacío que dejaron. El adicto sexual cree que la pasión sexual es agradable y que cubre esas necesidades. Puesto que no confía en la gente, no se arriesga a relacionarse con los demás. Prefiere entablar una relación con sus pasiones. Los adictos usan a la gente y las cosas para estimularse. Puesto que el deseo de los adictos es la pasión, sólo se relacionan con ella.


LA NECESIDAD DE SER AMADO

Creencia básica del adicto:

• “Nadie me ama”.
• “Si realmente supieran como soy, no me amarían”.
• “Soy malo —merezco que me vaya mal”.
• “no le intereso a nadie”
—“los demás sólo quieren obtener algo de mí”.

Resultado:

• “Para protegerme debo controlar las circunstancias”.
—inicia “relaciones con el sexo” sin tomar en cuenta el amor.

Ejemplo:

• Se relaciona con la pasión pero utiliza a su cónyuge.
• Se relaciona con la pasión pero utiliza a una prostituta.
• Se relaciona con la pasión usando a un niño.


LA NECESIDAD DE RECONOCIMIENTO

Creencia básica del adicto:

• “Soy indigno, no valgo nada”.
• “Si realmente supieran cómo soy, no me tomarían en cuenta”.
• “He fallado —soy un fracaso”.
—se siente insignificante
—se culpa por todo

Resultado:

• “Para protegerme debo mandar”.
—Inicia una “relación con el sexo” que no amenaza su significancia.

Ejemplo:

• Inicia una relación con la pasión espiando a otros.
• Inicia una relación con la pasión haciéndose exhibicionista.
• Inicia una relación con la pasión haciéndose violador.


LA NECESIDAD DE SEGURIDAD

Creencia básica del adicto:

• “Soy indeseable”.
• “Si me conocieran, me abandonarían”.
• “No puedo confiar en nadie, no tengo esperanza”.
—“No puedo depender de otros para satisfacer mis necesidades”.
—“No puedo correr el riesgo de ser rechazado”.

Resultado:

• “Debo ser autosuficiente para protegerme”.
• Inicia una relación con el sexo para no arriesgar su seguridad.

Ejemplo:

• Inicia una relación con la pasión mirando pornografía.
• Inicia una relación con la pasión observando a nudistas.
• Inicia una relación con la pasión viendo espectáculos eróticos.


PREGUNTAS Y RESPUESTAS

“¿CÓMO PUEDO DEJAR DE HABLAR POR TELÉFONO A LAS LÍNEAS QUE OFRECEN SEXO, LAS CUALES ME PRODUCEN UN INCREÍBLE ESTÍMULO? DÍA TRAS DÍA, MI MENTE SE SIENTE INTOXICADA POR EL SEXO. ¿POR QUÉ TENGO ESTA URGENCIA?

Aunque todos tenemos la necesidad dada por Dios de sentirnos importantes, las líneas telefónicas que ofrecen sexo con una desconocida sólo proporcionan un falso sentido de importancia. Para quedar libre de esa adicción, sustituya la falsa lujuria con la verdad. La verdad es que usted es tan importante que Jesucristo no sólo murió en la cruz por usted, sino que diseñó un plan maravilloso para su vida. Acepte la verdad de que el sexo por teléfono nunca le dará significancia permanente. Más bien, su importancia viene de saber que usted fue creado a la imagen de Dios. Usted nunca tendrá un mayor sentido de importancia que cuando sea conformado a la imagen de Jesucristo.
“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo”. (Romanos 8:29)

“¿CÓMO PUEDO DEJAR DE DESVESTIR MENTALMENTE A TODAS LAS MUJERES ATRACTIVAS QUE VEO?”
Cuando se sienta tentado sexualmente realice varios cambios de inmediato.

• Aparte su vista con prontitud. Piense dentro de sí: “No voy a permitir que mis ojos me hagan caer en tentación”.
• Cambie sus pensamientos inmorales por pensamientos íntegros. Diga en voz alta: “¡Estoy decidido a ser un hombre de la más alta integridad moral!”
• Recurra a Dios en oración: “Señor Jesús, me consagro a ti para tener pureza física y mental”.

“Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo”. (2 Timoteo 2:19)

“¿CÓMO PUEDO CONTROLAR MIS PASIONES SEXUALES PECAMINOSAS? POR MÁS QUE TRATO, NO PUEDO DEJAR DE PENSAR EN EL SEXO”.

Dios no le pediría que dejara de codiciar si no le diera el poder para hacerlo. El primer paso hacia la victoria sobre el pecado es cambiar inmediatamente los pensamientos pecaminosos y reemplazarlos por pensamientos espirituales. Martín Lutero ilustró este principio de la siguiente forma: “No podemos evitar que las aves vuelen sobre nosotros, pero sí podemos evitar que aniden en nuestra cabeza”. Usted es el único que puede decidir cuánto tiempo albergará ciertos pensamientos en su mente. No permita que aniden en su mente pensamientos pecaminosos. Haga un compromiso —un pacto con sus ojos —de que no va a mirar nada que lo lleve a tener pensamientos inmorales. También haga un pacto con su mente y no permita que se aloje en su corazón ningún pensamiento inmoral.
“Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?” (Job 31:1)

“SOY SOLTERO, TENGO LA DEBILIDAD DE LA MASTURBACIÓN. ADQUIRÍ ESE HÁBITO EN LA ADOLESCENCIA. SOY CRISTIANO Y ME SIENTO CULPABLE. ¿CÓMO PUEDO LIBRARME DE ESTA COSTUMBRE?

La Biblia no trata específicamente el asunto de la masturbación, pero sí podemos aplicar el siguiente principio:
“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna”. (1 Corintios 6:12)
Esto indica que es pecado permitir que alguna cosa tenga dominio sobre nosotros porque Cristo debe ser nuestro Señor en todo. La solución al problema de los hábitos sexuales que producen culpa es dominar los pensamientos desde el preciso momento en que provocan el deseo.

• Pida a Dios que realice en usted su plan perfecto para su vida: “Señor, estoy dispuesto a hacer todo lo necesario para conformarme a tu imagen”.
• Aprópiese de las promesas que hay en las Sagradas Escrituras:
“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13)

• Dígase a sí mismo: “No tengo derecho a hacerle esto a mi cuerpo. Yo pertenezco a Dios. ¡Mi cuerpo es templo del Espíritu y no lo voy a profanar! ¡En el nombre de Jesucristo me niego a caer en esta tentación!
• Haga algo edificante: Cante un himno, haga oración, hable con un amigo, ayude a alguien, lea la Biblia.

Si usted es cristiano, Cristo vive en usted y le imparte de su divino poder para llevar una vida santa.
“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”. (2 Pedro 1:3)


El doble engaño de la adicción sexual

El auto engaño significa crear ideas falsas acerca de nosotros mismos y de los demás. En otras palabras: “Creemos nuestras propias mentiras”. Las creencias erróneas de los adictos sexuales les permiten creer y crear un falso y elaborado mecanismo de defensa. Ese proceso interactivo entre las creencias y las negaciones provoca un sistema de pensar seriamente equivocado que lo aleja cada vez más de la realidad.

“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”.
(Santiago 1:8)


El adicto vive en dos mundos: Su apariencia externa es de normalidad
Pero su estado interno es de depravación.

IDEAS DEPRAVADAS
DEFENSAS DISTORSIONADAS
El adicto ve a las personas, lugares, placeres y sufrimientos a través de su lente sexual.
Cuando es criticado por otros o por su propia conciencia, el adicto recurre a un arsenal de defensas para no quedar mal.
El sexo es la fuente de la emoción.
El sexo es el bálsamo para el abuso.
Justificantes
“No puedo vivir sin sexo”.
“Abusaron sexualmente de mí cuando era niño”.
El sexo es el remedio contra el rechazo.
El sexo recompensa el buen comportamiento.
Culpa a otros
“Tú eres frígida”.
“Mi jefe es muy exigente”.
El sexo es una panacea para el dolor.
El sexo es la cura contra el estrés.
Excusas
“Nunca me han amado”.
“No hay mejor medio para relajarme”.
El sexo es el antídoto contra la ira.
El sexo es lo que ilumina la vida.
Razonamientos
“Tienes algo contra mí”
“Ella lo quería y a mí me gustó”.
El sexo es el mejor tratamiento para la tensión.
El sexo es la respuesta a las ansiedades.
Pretextos
“Sencillamente debo tener más sexo”.
“Me urge liberar la presión”.
El sexo es la base de la existencia.
El sexo es la clave para la felicidad.
Negaciones
“No he hecho nada malo”.
“No le hago daño a nadie”.

“¿Hasta cuándo… amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira?”
(Salmos 4:2)


 La raíz del problema de la adicción sexual

CREENCIA FALSA:

“Lo más importante en mi vida es el sexo. Por tanto, haré todo lo que sea necesario para satisfacer mis necesidades sexuales”.

CREENCIA CORRECTA:

“Lo más importante en la vida es irme transformando para tener una relación íntima de amor con Jesucristo. Mi prioridad es amar a mi Señor y a los demás con un corazón puro. Jesucristo me amó tanto que murió por mí y ahora vive en mí. Mi cuerpo le pertenece y él promete cubrir todas mis necesidades”.
“…Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, es, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. (1 Corintios 6:13, 19–20).


 ENCONTRAR LA SOLUCIÓN

 VERSÍCULO CLAVE PARA MEMORIZAR

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”.
(1 Corintios 6:18)


 PASAJE CLAVE PARA LEER Y MEDITAR

Cualquier cosa que Dios le ordene hacer, él le capacitará para hacerlo. Si él le dice que evite la inmoralidad sexual, él le ayudará a lograrlo. No viva prisionero de sus derrotas pasadas. ¡Aprópiese de su llamado!

1 Tesalonicenses capítulo 4


¿POR QUÉ EVITAR LA INMORALIDAD?

• Usted agradará a Dios
v. 1
• Usted comprobará que puede obedecer las instrucciones del Señor Jesús
v. 1
• Usted se somete a la autoridad de Dios
v. 2
• Usted estará dentro de la voluntad de Dios
v. 3
• Usted será santificado (apartado)
v. 3
• Usted controlará su propio cuerpo
v. 4
• Usted practicará lo que es santo y honorable
v. 4
• Usted no practicará las pasiones de concupiscencia
v. 5
• Usted no será como los gentiles que no conocen a Dios
v. 5
• Usted no cometerá ningún agravio contra los demás
v. 6
• Usted no se aprovechará de otros
v. 6
• Usted no andará en impureza
v. 7
• Usted ha sido llamado a santificación
v. 7
• Usted no desechará a Dios
v. 8

“Soy recién convertido. ¿Cómo puedo dejar atrás las relaciones sexuales e iniciar relaciones morales y puras?”

Antes que nada, debe admitir que sus relaciones inmorales eran pecaminosas. En segundo lugar, pida a Dios que rompa el lazo que tuvo con cada persona con quien tuvo contacto sexual. En tercer lugar, presente su cuerpo en sacrificio vivo al Señor. Por último, renueve su entendimiento. Cuando se sienta atraído otra vez por alguna persona, haga una oración como esta: “Señor Jesús, ayúdame a ver a esta mujer con tus ojos. Te pido que ella crezca más y más a la imagen de la mujer piadosa que quieres que ella sea. Te lo pido en tu santo nombre. Amén.”
“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (Romanos 12:1–2)


 La puerta para salir de la adicción

Cuando usted recibe a Cristo como Salvador y Señor, usted adquiere una nueva identidad. La Biblia dice que usted no sólo es creación de Dios, ahora es su hijo. Dios lo “aparta” para pertenecer a su familia. Ahora usted posee una naturaleza que puede reflejar el carácter de su Padre. ¡Qué gran privilegio! Puesto que la inmoralidad no refleja el carácter de Cristo que mora en usted, puede estar seguro de que él ya ha provisto la salida para usted.

“Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”.
(1 Tesalonicenses 5:24)

Decida si en verdad quiere dejar la adicción

• —“Estoy listo para aceptar mi responsabilidad de esta adicción”.
• —“Estoy cansado y harto de esta esclavitud”.
• —“Estoy dispuesto a luchar para vencerla”.
“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado”. (1 Pedro 1:13)

Deseche el mito de que no necesita ayuda

• —“Reconozco que soy incapaz de controlar mis pasiones”.
• —“Reconozco que mi adicción sexual es un pecado”.
• —“Reconozco que no puedo cambiarme a mí mismo”.
“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. (Salmo 51:10)

Hable del secreto que ha guardado acerca del abuso sexual que sufrió en la infancia (Se dice que aproximadamente el 80 por ciento de los adictos fueron víctimas de abuso sexual y el 90 por ciento, de abuso emocional).
—Hable con un amigo, elimine ese secreto.
—Hable con un consejero para entender las consecuencias del abuso.
—Hable con el ofensor en un lugar seguro. Es bíblico enfrentarlo.
“Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra”. (Mateo 18:15–16)

Descubra cuál es la necesidad básica que ha tratado de satisfacer con la adicción sexual.
—¿Fue la necesidad de recibir amor incondicional?
—¿Su necesidad de sentirse importante?
—¿Su necesidad de sentirse seguro?
“He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría”. (Salmos 51:6)

Decida permitir a Jesucristo que satisfaga todas sus necesidades
—Pida a Dios que le perdone los pecados que ha cometido deliberadamente.
—Acéptelo en su corazón como Señor y Salvador personal.
—Pídale que cubra sus necesidades más íntimas.
“Mi Dios pues suplirá todo lo que os falta”. (Filipenses 4:19)

Dedique su vida al Señor Jesucristo
—Permita que la voluntad de Dios se convierta en la de usted.
—Deje que Dios sea Señor de su vida.
—Entregue el control absoluto e su vida a Jesucristo.
“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará”. (Lucas 9:23–24)


  LIBRE AL FIN

Imagine que es el presidente de un banco que recibe una noticia alarmante: Una bomba de tiempo estallará a la media noche dentro de la bóveda donde se guarda el dinero. La combinación ha sido alterada electrónicamente y si no descifra el código, la bomba destruirá al banco. Es de vital importancia descifrar el código. De la misma manera, dentro de la mente de los adictos existe una bomba de tiempo sexual que amenaza con destruir tanto el cuerpo como el alma. Con la combinación correcta podrá salvarse si descifra correctamente la clave.

Cómo descifrar la clave

La mentalidad de todo adicto esta condicionada por un conjunto de creencias incorrectas. Éstas definen su auto estima, relaciones y sexualidad. El conjunto de sus creencias determina su conducta. Si sus ideas son incorrectas, sus conclusiones y acciones serán erróneas.
La Biblia no sólo dice que usted puede cambiar su vida, sino que le dice cómo hacerlo. Romanos 12:2 dice: “Sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento” Usted debe “reprogramar su mente usando un código correcto. Lea todos los días durante las próximas doce semanas estas verdades transformadoras. Pida a Dios que le abra el entendimiento. Jesucristo dijo: “…la verdad os hará libres” (Juan 8:32).

La necesidad de amor

Creencia falsa:
“Nadie me ama… el sexo me ayuda a sentirme amado”.
Creencia correcta:
Alguien le ama… Dios le ama

• Jesucristo le amó de tal modo, que dio su vida por usted en la cruz.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

• Su Padre celestial lo amó a usted de tal modo, que lo adoptó en su propia familia.
“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él”. (1 Juan 3:1)
Conclusión:
El sexo no es amor, el amor no es sexo; el sexo es sexo. El amor es una decisión deliberada que busca lo mejor para la otra persona. Dios le ama de esa forma y le dará la capacidad para desarrollar relaciones de amor donde el sexo no sea un sustituto del amor.
“[El amor] no busca lo suyo” (1 Corintios 13:5).

La necesidad de significancia

Creencia falsa:
“No valgo nada… El sexo me ayuda a sentir que valgo algo”.
Creencia correcta:
Usted vale mucho… Dios ha establecido que usted sí tiene valor.

• Dios lo creó, por tanto, usted tiene valor.
“Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre”. (Salmos 139:13)

• Si usted es cristiano, usted vale mucho porque Cristo vive en usted.
“A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”. (Colosenses 1:27)
Conclusión:
El sexo no le da verdadero sentido de importancia. Usted es importante porque Jesucristo mismo vive en usted y le proporciona su poder. Él es su fuente de poder y significancia.
“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”. (2 Pedro 1:3)

La necesidad de seguridad

Creencia falsa:
“Nadie me quiere… El sexo acalla el dolor de mi inseguridad”.
Creencia correcta:
Alguien le quiere… El Señor le ama.

• El Señor quiere ser su pastor el resto de su vida.
“Jehová es mi pastor; nada me faltará”. (Salmo 23:1)

• El Señor quiere caminar con usted el resto de su vida.

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2)
Conclusión:
El sexo no da verdadera seguridad. La seguridad únicamente se encuentra en una relación de amor con Dios. Nadie le puede quitar esa seguridad verdadera.

“Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides”. (Deuteronomio 31:8)

Cómo descifrar el código
con la fórmula de la libertad

• No se enfoque en la combinación negativa
Cada vez que se propone dejar su obsesión, la desea más. Vivir cumpliendo la “ley” no lo cambia. Si usted sólo se enfoca en lo que no debe hacer como lo siguiente, recaerá con más fuerza.
—“Debo dejar de pensar en el sexo”.
—“Dejaré de alquilar películas pornográficas”.
—“Tengo que salir de esta adicción”.
—“Debo renunciar a llamar a las líneas telefónicas que ofrecen fantasías sexuales”.
—“Dejaré de buscar prostitutas el mes entrante”.

“…el poder del pecado, [es] la ley”.
(1 Corintios 15:56)

• Enfóquese en la solución positiva
—Un nuevo propósito
“Deseo reflejar el carácter de Cristo en lo que veo y hago”.
“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”. (Romanos 8:29)
—Una nueva prioridad
“Haré lo que sea para tener una vida y corazón puros.
“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (Romanos 12:2)
—Un nuevo plan
“Dependeré del poder de Jesucristo y no de mis fuerzas”.
“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13)


 
El regalo de Dios del dominio propio

Considere que la pornografía es pecado

• Destruya todo objeto erótico
• Compre y lea sólo literatura edificante
• Evite exponerse a situaciones donde pueda ser tentado
• Cuando sea tentado practique actividades planeadas (ejercicio, pasatiempos, lectura, etc.)
• Medite en la enseñanza de Filipenses 4:8–9 cuando sea tentado
• Efectúe los cambios necesarios en las rutinas cotidianas (lugares, televisión, literatura, etc.).
• Bloquee todos los programas para adultos de la TV, cable, hoteles
• Evite la búsqueda compulsiva de programas inmorales en la televisión
• Manténgase en contacto con un amigo a quien pueda dar cuentas cada semana
• Memorice y aprópiese de los versículos bíblicos pertinentes
• Rompa la cadena de la obsesión

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.
(Filipenses 4:8)

“Aunque ya soy cristiano, todavía tengo pensamientos impuros. Sé que dios me ama y me ha dado vida eterna. Me siento muy mal cuando me asaltan esos deseos. ¿por qué sigo deseando esas cosas aunque sé que son malas?”

El apóstol Pablo escribió lo siguiente acerca de este problema:

“Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Romanos 7:21–24).

El apóstol contestó su propia pregunta diciendo que la respuesta es Jesucristo y confiar en su Espíritu Santo que vive en usted como fuente de poder para cambiar. Si usted ya ha aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador, él le dará poder divino para vencer al pecado.
“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. (Romanos 8:9)


 El camino hacia la pureza

¿Considera que la pureza es imposible para usted? ¿Algo inalcanzable? Ánimo. Dios nunca nos pediría que fuéramos puros sin darnos los elementos necesarios para hacer lo que nos pide. No se desanime. A medida que vaya rindiendo su vida a lo que Dios quiere para usted, él le garantiza que tendrá un corazón y una vida puros.

“Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación”.
(1 Tesalonicenses 4:7)


 Decida poner límites que no pueda rebasar
—Con la ayuda de un compañero que le pida cuentas, haga una lista de las veces que es tentado durante su rutina diaria, en los lugares de su hogar, en la comunidad o el Internet.
— Con ese compañero establezca métodos para romper las rutinas que le provocan tentación Instale candados en su computadora o cambie sus horarios.
— Establezca un patrón regular para dar cuentas dando permiso a su compañero para que le haga preguntas acerca de su comportamiento. Acepte sus sugerencias para cambiar sus rutinas cuando sea necesario para que se aleje de la tentación.

“El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y llevan el daño”. (Proverbios 27:12)

Elimine todo material pornográfico de su hogar y trabajo.
—Deshágase de cualquier material pornográfico
—Limpie su hogar de objetos o artículos provocativos
—Destruya direcciones y números telefónicos de personas que le hagan caer en tentación.

“Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda”. (Isaías 1:16–17)

Participe en un grupo de apoyo mutuo donde se traten las adicciones sexuales.
—Reúnase regularmente y hable de su problema en forma específica cada semana.
—Fijen juntos metas y directrices realistas.
—Confiesen cada vez que caigan en tentación

“Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante”. (Eclesiastés 4:9–10)

Utilice el poder de Jesucristo cada vez que lo abrume la tentación.
—“Señor, estoy confiando en ti para ser mi Redentor”.
—“Señor, confío en ti para que me libres de la tentación”.
—“Señor en mi debilidad necesito tu fortaleza”.

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. (2 Corintios 12:9)

Rinda sus pensamientos a la meditación y memorización de la Biblia.
—Lea diariamente un capítulo del Nuevo Testamento.
—Lea Romanos 6 una vez a la semana.
—Lea Colosenses 3:1–5 diariamente y memorice Filipenses 4:8–9.

“Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas”. (Santiago 1:21)

Escoja nuevas disciplinas positivas como hacer ejercicio, deportes, horarios regulares de sueño, y nuevos pasatiempos.
— Haga una lista de actividades sanas que le gustan.
— Cuando se sienta tentado haga una de las cosas que anotó.
— Escriba una carta, llame a un amigo o busque formas de ayudar a alguien necesitado.

“Camino a la vida es guardar la instrucción; pero quien desecha la reprensión, yerra”. (Proverbios 10:17)


 Rompa los lazos y las fortalezas

Cuando dos personas tienen contacto sexual dentro o fuera del matrimonio, se establece un vínculo entre ellas. Las fantasías acerca de una relación ilícita con otra persona también pueden crear un vínculo indebido con ella en su mente y corazón. Debe ponerse fin a cualquier relación sexual fuera del matrimonio aunque haya sido en el pasado y ya haya terminado.  

“Querido Dios, gracias por amarme tanto a pesar de mis malas decisiones. Confieso ante ti que he pecado con cada relación sexual inmoral. Señor Jesús, te pido que con tu poder sobrenatural rompas cualquier lazo pecaminoso que haya en mi vida.  Señor Jesús, de ahora en adelante, viviré confiando en tu poder para vivir cada día con tu fuerza.

“¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él”.
(1 Corintios 6:16–17)

Cuando una persona sigue un patrón de conducta sexualmente impura, se genera una fortaleza sexual. Mientras Dios no la elimine, usted continuará cayendo en los mismos paradigmas sexuales del pasado. Pida a Dios que desaparezcan esas redes que lo tienen atrapado.
“Señor Jesús, reconozco que el sexo ya no es mi dueño. Tú eres mi dueño. Te pido que destruyas con tu gran poder cualquier fortaleza que exista en mi vida —sea mental, emocional o sexual. Guárdame de seguir justificando mis pensamientos impuros. Quiero ver el pecado como tú lo ves y aborrecerlo como tú lo aborreces. Señor, te doy el control de mi vida”.

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.
(2 Corintios 10:3–5)


G. Cómo ganar la guerra espiritual

La Biblia dice que tenemos una batalla constante, una batalla espiritual contra tres enemigos principales: el mundo, la carne y el diablo.

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”.
(Efesios 2:1–3)

— El mundo se refiere a las ideas y mentiras contrarias a la verdad de Dios.

“¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.
(Santiago 4:4)
—La carne a veces se traduce como nuestra naturaleza pecaminosa. Significa vivir confiando en nuestras propias fuerzas sin tomar en cuenta a Dios.

“Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo”.
(Romanos 7:18)

—El diablo o Satanás, es el supremo adversario de Dios que intenta derrotar a los creyentes en Dios.
“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. (1 Pedro 5:8)

 Cómo Escapar De La Red

Los adictos a la pornografía por Internet, prometen a los demás y a sí mismos que no volverán a esa práctica. Pero no cumplen, porque vuelven a recaer. Incluso, descubren que encontrar la forma de evadir los filtros de Internet, los bloqueadores y los controles de sus computadoras es una emocionante aventura. Aparte de cancelar o bloquear completamente al acceso a Internet, no existen programas de seguridad que sean cien por cien confiables para prohibir el acceso a los sitios que ofrecen escenas sexuales. Sin embargo, hay formas creativas de ayudarle a quedar libre u obtener el control de su adicción sexual. La libertad comienza con un compromiso ante el Señor de hacer lo que él quiere que usted haga para vivir mentalmente puro. Basándose en ese compromiso decisivo, el siguiente paso es planear una estrategia para lograr el éxito. Las siguientes sugerencias le ayudarán a mantenerse en su propósito.

“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”.
(Hebreos 10:36)

• Utilice un servicio cristiano de Internet (ISP) que controle el acceso desde el servidor de cada usuario.
• Adquiera un filtro de Internet que requiera teclear una clave para cambiar la configuración que permite entrar a esas páginas. (Permita que su esposa o un amigo de confianza sean quienes programen la clave de usuario).
• Si usted, al igual que muchos hombres casados, tiene la tentación de ver sitios pornográficos por la noche, utilice un filtro que bloquee el acceso durante ciertas horas. Algunos servicios “guardianes” tienen esa opción.
• Asegúrese de encontrar un filtro guardián que sea compatible con su buscador. (Por ejemplo, algunos filtros cristianos no bloquean el acceso a Internet si utiliza el buscador de AOL).
• Busque un proveedor de servicios de Internet (ISP) o un filtro que permita a otra persona entrar a la cuenta de usted con la clave a los archivos protegidos y pueda ver el historial de todas las actividades desarrolladas en el Internet durante determinada sesión. Esta característica también prohíbe al usuario borrar el historial de sitios visitados.
• Software de monitoreo es una alternativa viable para bloquearlo programas. Sus amigos reciben un aviso mensual por e-mail de los sitios que usted visita con marcadores en los sitios cuestionables, permitiéndoles pedirle cuentas a usted por el material que observa en Internet.
• Puesto que muchas personas reciben correos electrónicos invitándolos a visitar algún sitio pornográfico con un simple “clic”, asegúrese de instalar un filtro para eliminar todo correo pornográfico o que le impida vincularse con todo sitio pornográfico.
• Coloque la computadora en un lugar visible para todos. Esto evitará que la use a escondidas o en secreto
• En algunos casos, será necesario cancelar todo acceso a Internet por algún tiempo para ayudarle a romper el ciclo de la adicción sexual.

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”.
(Hebreos 4:13)

“Mi hijo adolescente es adicto a la pornografía. Se rehúsa a dejar de verla en Internet. Le he pedido varias veces que deje de hacerlo, pero no obedece. ¿Qué puedo hacer?”.

Debe instalar un servicio de filtro de Internet. Pero muchos “cibernautas” se las ingenian para evadirlos sin mayor esfuerzo. No obstante, usted debe comunicarle a su hijo cuáles son sus convicciones acerca de la pornografía y cuáles los peligros de ella. Usted le puede decir que debido a que lo ama, hará cualquier cosa por para que se convierta en un hombre íntegro. Si tiene una computadora en su cuarto, quítesela. No importa que diga que la necesita para la escuela, él decidió ver pornografía y por lo tanto, también escogió las consecuencias. Para explicarle la razón de su decisión, dígale algo así:
“Hijo, te amo, y quiero que cada vez tengas más libertad. Pero también sé que la influencia de la pornografía es tan fuerte que ha hecho que otros caigan en adicción sexual. Esta es sólo una de las razones por las que tienes prohibido visitar los sitios porno. La pornografía envenena tu mente y al mismo tiempo contamina el hogar. No solamente ofende mis valores morales, también ofende a Dios, porque denigra a los mismos seres humanos que él creó a su imagen. Como careces de dominio propio, necesitas mi ayuda. No me dejas otra opción que quitarte el uso de la computadora. Hablaremos después de un mes para ver si puedes recobrar mi confianza”.

“Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.
(Mateo 5:29–30)

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.
(1 Corintios 10:13)

Las porciones son tomadas de la versión Reina-Valera 1960 Copyright © Hunt, J. (1990–2011). 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.