Madrid, España

EL PROFETA HABACUC

Recursos Bíblicos Para Crecer

EL PROFETA HABACUC

el profeta habacuc

El profeta Habacuc llevó el mensaje de Dios a Judá antes de la invasión Babilónica. Fue el último de los profetas menores y tuvo grandes dudas acerca de lo que Dios hacia, y permitía hacer.

Autor del libro:

fue Habacuc. Fue un contemporáneo de Jeremías, Ezequiel, Daniel y Sofonías.

Fecha:

El libro se escribió en el año 609 a.C. Judá estaba solo a 4 años de la invasión Babilónica.

el profeta habacuc

                           El exilio babilónico

Método:

Es “Prosa” los capítulos 1 y 2 es: “Predicación Profética” es un método único porque en vez de predicación al pueblo, el profeta cuestiona a Dios de parte de los hombres. El capítulo 3 es una poesía, es un salmo de alabanza al señor.

Propósito:

Mostrar como el profeta resolvió su problema de fe, frente a las aparentes dificultades que obstaculizan el cumplimiento de las promesas de Dios. Estas dificultades son abordadas y solucionadas a la luz de la permanente revelación de Dios; y el profeta cierra su profecía con un salmo de gozosa confianza.

El nombre:

Habacuc en hebreo es “Habaqquq” que quiere decir: “El abrazador o abrazo”

¿Para que se escribió?

para revelar:

• La queja de Habacuc y su duda acerca de la justicia de Dios, al decir: “Porque guarda silencio Dios, mientras los malos prosperan”
• Que los caldeos, (babilonios) serian usados por Dios para disciplinar a la pecadora ciudad de Judá.
• Que la vara de la disciplina de Dios estaba trabajando en el escenario mundial. (el imperio Babilónico ya había tomado Nínive capital de Asiria, cumpliéndose así la profecía de Nahúm. En el 605 a.C., los babilonios iban a derrotar a los Egipcios y Asirios en la batalla de Carquemis. Y desde allí se lanzarían hacia el Sur y tomarían a Jerusalén capital de Judá)

Bosquejo:

el libro tiene 3 divisiones principales:

1º Queja de Habacuc: 1º Repuesta de Dios ► 1:1–11

A. Habacuc → ¿Por qué un Dios santo guarda silencio y permite que la impiedad progrese sin barreras?, 1:2–4
B. Dios → Los caldeos son mi instrumento para disciplinar a Judá, 1:5–11

2º Queja de Habacuc: 2º Respuesta de Dios ► 1:12–2:20

A. Habacuc → ¿Por qué un Dios fuerte permite que una nación malvada triunfe sobre su pueblo?, 1:12–2:1
B. Dios → Los Caldeos también serán juzgados por su maldad, 2:2–20

Dios sabe lo que hace: Respuesta final de Dios ► 3:1–19

A. El Salmo de Habacuc

• Súplica, 3:1–2
• La Respuesta final de Dios, 3:3–15
• La contestación de Habacuc: 3:16–19

EL PROFETA HABACUC

PRIMERA DIVISIÓN

I. 1º QUEJA DE HABACUC: 1º REPUESTA DE DIOS ► 1:1–11

Habacuc llevó el mensaje de Dios a Judá antes de la invasión Babilónica. Fue el último de los profetas menores y tuvo grandes dudas acerca de lo que Dios hacia, y permitía hacer.

Habacuc se queja con el Señor acerca de la mala situación moral que prevalece en Judá durante su época. Él menciona toda una gama de anomalías, y alega al Señor que él había orado sobre el asunto pero Dios no le responde. Dice Habacuc: ¿Cómo es posible que tu pueblo se comporte tan mal y tú no haces nada al respecto? ¿Por qué siendo tú un Dios santo guardas silencio y permites que la impiedad progrese sin barreras?, 1:2–4

La respuesta de Jehová lo sorprende y Habacuc se queda más perplejo que nunca. Dios le responde diciendo: “Si, si estoy haciendo algo sobre esta mala situación. Estoy levantando contra Judá a los babilonios quienes vendrán, los conquistarán, y los llevarán cautivos. En otras palabras, Dios le dice que los caldeos son su instrumento para disciplinar a Judá, 1:5–11.


SEGUNDA DIVISIÓN

II. 2º QUEJA DE HABACUC: 2º RESPUESTA DE DIOS ► 1:12–2:20

Debido a la primera respuesta de Dios; ahora Habacuc se queja por segunda vez diciendo: ¿Por qué un Dios fuerte permite que una nación malvada (Babilonia) triunfe sobre Su pueblo (Judá)?. Habacuc no lo puede creer. Está más perplejo que en su primera queja. Y no puede creer que Dios use a una nación tan perversa para castigar a Judá. Él se pregunta ¿Cómo es posible que uses a una nación más mala que la tuya como instrumento de tu castigo?; y lo que más le molesta es que cuando Babilonia termine de conquistar a Judá, estos no le darán gracias al único Dios verdadero, sino que ofrecerán sacrificios a la red que usó para atraparlos como peces. El dios de los Babilónicos es como una red. El dios de ellos es su propia fuerza, mientras que el Dios de Israel es Jehová, el Santo, 1:12–2:1

La respuesta de Dios calma a su profeta. Dios responde invitando al profeta a poner en Él toda su confianza porque que el castigo por severo que sea no destruirá totalmente a su pueblo Judá. Dios le dice que los Caldeos también serán juzgados por su maldad, que serán abatidos, y que serán consumidos por su propia soberbia. Dios le dice que el malvado (babilonia) recibirá el pago merecido, en tanto que “el justo por su fe vivirá” 2:4; véase Ro. 1:17; Gal. 3:11; Hb. 10:38.

En los Vv. 5–20, se pronuncian 5 ¡Hay! Sobre los Caldeos quienes juntan para si todas las naciones con ferocidad insaciable. Es un canto amenazante:

1. Sobre la rapacidad de los Caldeos.
2. Sobre sus esfuerzos por establecer su dinastía por medio de la fuerza y astucia.
3. Sobre la sangrienta manera de edificar.
4. Sobre su cruel trato a las naciones subyugadas.
5. Sobre su idolatría.


TERCERA DIVISIÓN

III. DIOS SABE LO QUE HACE: RESPUESTA FINAL DE DIOS ► 3:1–19

El capitulo 3 es un canto similar a los Salmos. En los Vv. 1–2 tenemos el titulo del Salmo es la “Oración del profeta Habacuc” aquí Habacuc expresa los sentimiento despertados por la revelación del juicio que Jehová le dio como respuesta a sus dos quejas. Habacuc, en este Salmo ora profundamente conmovido por los terribles juicios contra Judá y después contra los Caldeos, porque edificaban su propio poder.

Los Vv. 3–15, el profeta describe una teofanía majestuosa de la venida del Señor para juzgar al mundo y traer salvación a su pueblo y después en los Vv. 16–19 describe la situación que vivió Habacuc, él tenía que mostrar que era un hombre de fe. Su fe triunfó sobre la circunstancia.

3:17–19, “Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar.” Habacuc piensa primero en las condiciones provocadas por la invasión del enemigo, pues dice “Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento…” etc.

Podríamos nosotros en nuestro tiempo decir: “Aunque los precios suban más en los supermercado y aunque la gasolina suba a $20 el galón, pase lo que pase, o venga lo que venga, con todo yo me alegrare en Jehová. Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Soberano Señor, es mi fortaleza, Él es quien me da la oportunidad de andar seguro y no resbalarme, Él es el que suple mis necesidades. No dependo de lo que pase en un futuro; dependo de un Señor bondadoso y misericordioso.

el profeta habacuc

CAPÍTULOS IMPORTANTES

Capítulos

1 Las quejas de Habacuc.
2. Las respuestas de Dios.
3 Alabanzas a Dios.


ENSEÑANZAS IMPORTANTES

• Es mejor preguntarle a Dios: ¿Para qué, qué me quiere enseñar en esto? y no decirle ¿Por qué? ¿Por qué haces esto?
• No hay nada de malo en hacerle preguntas a Dios, pero cuenta mucho la actitud con que se la hagas.
• Cada vez que hagamos preguntas a Dios, debemos también de esperar con paciencia su respuesta.
• No debemos de sorprendernos con las respuesta de Dios, porque el conoce mejor nuestro futuro.
• No debemos de medir la justicia de Dios de acuerdo al estándar del mundo, sino de acuerdo a Su Palabra, la Biblia.
• El justo por su fe vivirá.
• Solo Dios puede avivar su obra en medio de los tiempos.
• No debemos de cuestionar a Dios, porque solo Él sabe lo que hace.
• Debemos de expresar nuestros más sinceros agradecimientos a Dios.

EL VERSICULO CLAVE DE TODO EL LIBRO ES:

“Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra.” 2:20

PARA REFLEXIONAR:

Dios es un Dios soberano y omnipotente, quien tiene todas las cosas bajo control. Nosotros solo necesitamos estar quietos y saber que Él está trabajando. Él es quien dice Ser y guarda Sus promesas. Él castigará a los impíos.

EL PROFETA HABACUC

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.