Madrid, españa.

DEFINICIÓN DE PARÁBOLA

Recursos Bíblicos Para Crecer

DEFINICIÓN DE PARÁBOLA

las parábolas d jesús

Definir la parábola tal y como Jesús la empleaba pareciera una tarea fácil a primera vista. El hacerlo es otra cosa. Si uno parte de bases etimológicas, no hay tanto problema. El vocablo “parábola” es un derivado de dos palabras griegas: la preposición para (al lado de) y el verbo balo (arrojar). La palabra compuesta connota la idea de colocar, poner, arrojar algo al lado de otra cosa. Ver la idea de colocar algo al lado de otra cosa con el fin de compararlos no es difícil. Y en efecto, muchas de las parábolas de Jesús son historias que procuran establecer una comparación entre una cosa común de la vida diaria y el reino de Dios. “¿Con qué compararemos el reino de Dios” era casi un estribillo fijo en el vocabulario didáctico de Jesús. Ciertamente el elemento de comparación aparece en la mayoría de las parábolas de Jesús. Pero es obvio que Jesús daba las parábolas no tan sólo para demostrar una comparación. Tenía otros elementos en mente.

A menudo en las iglesias se oye la definición de la parábola como “una historia terrenal con un significado celestial”. Esta definición no es del todo equivocada. De hecho, Jesús quería que los hombres del primer siglo captaran una lección abstracta mediante las comparaciones expuestas en las parábolas. Estas lecciones eran de gran importancia para ellos, ya que se centraban en problemas candentes del momento. Una extensión de esta definición un tanto simple la ofrece el gran erudito británico A. M. Hunter. En su libro Interpreting the Parables (Interpretando las parábolas), postula que una parábola es “una comparación extraída de la naturaleza o la vida cotidiana y diseñada para iluminar alguna verdad espiritual, asumiendo así que lo válido en una esfera es válido en la otra” (Hunter, p. 8). En otras palabras, propone que la parábola hace uso de la comparación como un método didáctico por la asociación de lo conocido con lo desconocido. Sin embargo, es imprescindible seguir el curso pedagógico de la parábola hasta su fin lógico si se va a descubrir la verdad implícita. Una ilustración de esto será oportuna. Cuando Jesús compara el reino de Dios con la levadura, no quiere decir con eso que el reino es como la levadura; más bien, quiere decir que el reino de Dios se asemeja a lo que ocurre cuando la levadura se combina con la harina. La levadura leuda toda la masa.

las parábolas de jesús

                                Jesús explicando una parábola a sus discipulos

Por otra parte, Beck  define la parábola como “un cuadro verbal que ocupa la comparación para ilustrar alguna lección moral o religiosa”. William M. Taylor, escritor del siglo diecinueve, añade un poco a la definición. Este asevera que “una parábola es una narración, ficticia o no, de una escena de la vida humana o de un proceso de la naturaleza; aunque veraz en su representación de éstos, tiene por fin una lección espiritual …” (Taylor, p. 6). C. H. Dodd, después de rechazar que la parábola sea una alegoría, advierte que la parábola usada por Jesús era “la expresión natural de una mentalidad que ve la verdad en imágenes concretas en vez de concebirla por medio de abstracciones” (Dodd, p. 25). Pero estas imágenes concretas no se hallan aisladas sino en forma de comparación; siempre hay un tertium comparationis o punto de comparación entre un evento o cosa y el significado que estos ilustran. Pese a lo difícil de su redacción, Willi Marxsen (Introducción al Nuevo Testamento, pp. 132,133) aborda esta cuestión de la comparación.

En la comparación y en la parábola (propiamente dicha) se debe preguntar por el tertium comparationis (punto de comparación), puesto que aquí la imagen parece junto a la cosa. En la comparación se cita generalmente el tertium comparationis (Mat. 10:16), en las palabras-imágenes (que se pueden designar como estadios previos de las parábolas) aparece todavía tan claro que en modo alguno necesita ser citado (Mat. 7:6). Más difícil es, ciertamente, en las parábolas mismas. Con mucha frecuencia se trae aquí un acontecimiento de la vida diaria, comparándolo con otra cosa distinta. Ahora bien, de lo que se trata es de encontrar cómo la comparación apunta a un propósito (Luc. 15:1–10: alegría en el reencuentro y alegría en el cielo; Luc. 16:1–8: actuación decidida a la vista de una nueva situación sorprendente).

DEFINICIÓN DE PARÁBOLA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.