Madrid, madrid. España

CREDO DE LOS APÓSTOLES

Recursos Bíblicos Para Crecer

CREDO DE LOS APÓSTOLES


CREDO DE LOS APÓSTOLES.

Este credo procede directamente del Rituale Romanum, el “Antiguo Credo Romano” empleado por los cristianos en Roma aproximadamente desde el 150 d.C. La forma original se usaba principalmente durante el bautismo como una confesión de fe en el Dios Trino (véase Mt. 28:19). Al parecer, se formuló en contraposición a las ideas erróneas de Marción, especialmente para resguardar de tales errores a los candidatos a la membresía de la iglesia. A través de los siglos se añadieron algunas frases, pero el credo actual es esencialmente idéntico al Rituale Romanum.
Para proteger la fe contra las herejías marcionitas, la iglesia apeló al testimonio de los apóstoles. La estructura trinitaria se completa con afirmaciones históricas y teológicas clave que revelan las raíces bíblicas del credo. El contenido y las frases del credo son notablemente similares al testimonio del NT acerca de la fe de la iglesia en sus primeros días. El cristianismo se inició con ciertos eventos históricos indubitables que ocurrieron “bajo el poder de Poncio Pilato”. Pero la historia que encierra el credo es una historia interpretada, y el símbolo es una confesión de fe en Jesucristo, quién fue, y lo que Dios hizo “por nosotros y nuestra salvación” a través de él. El credo es la fe de la iglesia y no del individuo como tal. Decir el credo (lat., “yo creo”) equivale a la firma personal del creyente que acepta el testimonio apostólico.
El Textus Receptus, fundamentado en la revelación bíblica y formulado originalmente como el “Antiguo Credo Romano”, data del siglo VIII. Posteriormente, se aprobó el Credo de los Apóstoles por las iglesias de la Reforma y llegó a ser la confesión fundamental de la fe cristiana. El siguiente análisis muestra más precisadamente los diferentes períodos en que se añadieron las cláusulas actuales, y sugiere, en forma general, el significado que acompaña a las declaraciones.
“Creo en Dios Padre todopoderoso” es antiguo. “Todopoderoso” significa más exactamente “el que domina todo”.
“Creador del cielo y de la tierra” no se encontraba en el Rituale Romanum, pero aparece en los credos del oriente desde los períodos iniciales. Se incluyó por primera vez en el credo de occidente aproximadamente en el 375 d.C.
“Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor” es antiguo. “Jesús” significa “Salvador” y es el nombre del Hombre, mientras que “Cristo” significa “ungido” y representa a Dios.
“Nuestro Señor” lo señala como el Objeto de nuestra fe y obediencia.
“Que fue [concebido] del Espíritu Santo, nació de la virgen María, [padeció] bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, [muerto] y sepultado” es antiguo.
“Descendió a los infiernos” (lat. infernos) se añadió a fines del siglo IV, pero sin ninguna intención de controversia. Por lo general se interpreta que nuestro Señor descendió al lugar donde se hallan los muertos, allí les predicó, y dirigió hacia el paraíso a aquellos que aceptaron seguirlo. Ciertamente “infierno” aquí no se refiere al géenna (γεεννα) sino al hades (αδης), el lugar donde se encuentran los espíritus de los que han muerto (véase Hch. 2:27).
“Al tercer día resucitó de entre los muertos; subió al cielo, y está sentado a la diestra de [Dios] Padre [todopoderoso]” es antiguo. Quiere decir que Jesús glorificado vive ahora con Dios en la gloria.
“[Y desde allí] vendrá al fin del mundo a juzgar a los vivos y a los muertos” es antiguo.
“Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia [Católica]”. Catholicam (fines del siglo IV o siglo V) significó primeramente universal, para distinguirla de la iglesia local; pero anteriormente, a partir del siglo III se refería a la iglesia universal en oposición a las iglesias cismáticas o herejes.
“La comunión de los santos” y catholicam son contemporáneos y se refieren a la unidad de la vida de toda la iglesia, incluyendo a vivos y muertos.
“El perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo” es antiguo. “El cuerpo será resucitado —el mismo cuerpo por la continuidad personal, pero en una condición muy diferente— como un cuerpo espiritual” (Wiley).
“Y la vida perdurable” es de fines del siglo IV.


 

CREDO DE LOS APÓSTOLES
5 (100%) 1 vote

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *